teatro

Con las manos descubiertas y con ojos de madera, Lejo ha creado una forma única y fresca de representar el teatro de títeres. “¡Arriba las manos!” ('Hands up!') es una representación muy alegre, sin palabras y con mucha música. Partiendo de un gran teatro de títeres de color azul, los títeres exhiben sus habilidades. Un perro atrevido, dos bailarines de claqué, una vaca con un problema alimenticio, un coro de niños completo, incluyendo el director y otros muchos personajes que pasan por el espectáculo. El público (¡jóvenes y mayores!) se olvida rápidamente de que son dos manos las que están actuando.

Con el nombre “Lejo”, Leo Petersen hace espectáculos y vídeos con sus títeres desde el año 1995. Lo que comenzó como un proyecto de estudio se convirtió en un espectáculo con el que viaja por todo el mundo. Sus vídeos de corta duración se han proyectado en, entre otros, la versión de Barrio Sésamo de los Países Bajos.

“¡Arriba las manos!” ('Hands up!') es una serie de escenas sueltas. El espectáculo tiene una duración máxima de 45 minutos, pero se puede acortar si la situación así lo requiere. Es un verdadero espectáculo familiar. Hay una versión para niños mayores de 3 y 4 años, pero también se representa con frecuencia para jóvenes y/o adultos. El espectáculo se representa idealmente en una sala (teatro) a oscuras, pero también se puede representar en un escenario al aire libre, siempre que se cumplan una serie de condiciones técnicas.

Después de la actuación, se pueden distribuir las placas de construcción de cartón al público para que puedan elaborar su propio títere Lejo. El espectáculo también es muy adecuado para su representación en colegios. En la carta didáctica para los profesores se ofrece información general sobre Lejo y el espectáculo. Además, la carta didáctica también contiene ideas para realizar tareas y juegos en clase.

Lejo viaja solo. Todos los elementos que utiliza los puede llevar en el avión sin coste adicional. Cuando la distancia a recorrer no es muy larga y puede viajar en coche, Lejo también lleva su propia iluminación y sonido y, eventualmente, también un telón de fondo negro y un suelo de teatro de color negro.